lunes, 29 de diciembre de 2014

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS. 1 DE ENERO


La fiesta de Santa María, Madre de Dios, está colocada en el calendario litúrgico inmediatamente después de la Navidad. De esta forma no corremos el riesgo de aislar a María, disminuyendo su importante misión en relación con Cristo su hijo y con la Iglesia. Las celebraciones navideñas han sido la ocasión para contemplar la cercanía y la ternura de Dios que comparte nuestra condición humana y nuestro camino en el tiempo.
En medio de este misterio, María es como el paradigma de la humanidad que se abre al don de Dios, la encarnación del ideal de los pobres de Yahvéh, el modelo del discípulo que escucha la palabra de Dios y la pone en práctica. El nuevo año se abre bajo el signo de la bendición divina (primera lectura) y bajo la mirada amorosa de la madre de Cristo, “nacido de una mujer, nacido bajo la ley” (segunda lectura).



             La primera lectura (Num 6,22-27) es una bellísima fórmula de bendición que el Señor, a través de Moisés, confió a los sacerdotes para que la pronunciaran sobre el pueblo (vv. 22-23). Es la misma bendición que todavía hoy utilizan nuestros hermanos hebreos en las celebraciones de la sinagoga. Estas palabras no son un simple deseo o una fórmula ritual de saludo. Es Dios mismo quien ha revelado esta bendición, con la cual él mismo se dona a su pueblo. El v. 27 suena literalmente en hebreo así: “Así pondrán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré”.
La bendición sacerdotal hace que el pueblo partícipe del Nombre de Dios, es decir, de su dinamismo vital, de su fecundidad, de su misterio santo. La bendición, en sentido bíblico, no es simplemente una declaración de buena voluntad, sino algo eficaz en la vida del hombre, desencadena una novedad, produce un evento. El texto pone la bendición de Dios en relación con el rostro de Dios: “el Señor haga brillar su rostro sobre ti”, “el Señor te muestre su rostro”. En el mundo bíblico ver el rostro es ver a la persona, y ver el rostro de alguien importante (un rey, por ejemplo) significa ser admitido a su presencia, con la confianza de que tal acogida será favorable.
Decir que Dios “hace brillar su rostro”, o “muestra su rostro”, es decir que él está dispuesto a manifestar al pueblo su benevolencia y su favor, en síntesis, su paz. La paz, (en hebreo: shalom), representa en sí todos los dones de Dios: protección, seguridad, fecundidad, salud, bienestar. Israel es el pueblo de Dios porque goza de la bendición de Dios, por la cual el hombre participa de su amor gratuito y de su misma vida. La bendición divina es portadora de paz y de misericordia, de vida y fecundidad. El hombre bendecido por Dios está llamado a ser un “hombre santo”, porque participa de la misma santidad de Dios y ha sido invitado a colaborar íntimamente en su proyecto salvador.


            La segunda lectura (Gal 4,4-7) hace referencia a la Madre de Jesús sólo en forma indirecta. Pablo afirma: “Cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su propio Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley…” (Gal 4,4). El texto, en primer lugar, evoca la larga historia de las intervenciones de Dios en “el tiempo” de la humanidad. Cuando el Padre envía a su Hijo al mundo, llega “la plenitud del tiempo”, el punto culminante de la historia salvífica.
Es en este momento decisivo y pleno de la redención cuando Pablo menciona el nacimiento de Cristo en la carne (“nacido de una mujer”). Esta mujer es María, colocada en el mismo centro del proyecto salvador de Dios. En ella, el Mesías—Hijo de Dios llega a ser verdadero “hermano” nuestro (Heb 2,11), compartiendo nuestra propia carne y sangre (Heb 2,14).
María es Madre de Dios. Creer en su maternidad divina, por tanto, significa proclamar con certeza el infinito amor de Dios a los hombres, manifestado en la encarnación. Además, si ser cristianos significa acoger en la propia vida la Palabra eterna de Dios que se ha hecho carne, María ocupa un lugar verdaderamente singular en la vida de la comunidad cristiana: ella llevó en su seno a Jesús Mesías y Señor, lo cuidó,  lo educó y lo introdujo en las tradiciones del pueblo elegido, lo siguió con fe hasta la cruz y llegó a ser así la primera creyente del nuevo Israel.


El evangelio (Lc 2, 16-21) constituye la parte final de la narración del nacimiento de Jesús en el capítulo 2 de Lucas. Después que han recibido el anuncio del ángel los pastores se dirigen “de prisa” (verbo: speudô) a Belén (v. 16), demostrando así su docilidad a los caminos Dios. Come había hecho antes María, dirigiéndose “con prisa” (sustantivo spoudé) a la casa de Isabel (Lc 1,39). Tanto la Virgen como los pastores obedecen con urgencia y prontitud al proyecto divino que se realiza “hoy”, y delante del cual no es admisible ningun retardo o descuido. Es la actitud del creyente que vive abierto a los caminos del Señor y es dócil a sus inspiraciones.
Lo anunciado por el ángel corresponde exactamente a la realidad de los hechos (vv. 15-17): los pastores “encontraron a María, a José, y al niño acostado en el pesebre” (v. 17). Entonces aquellos que antes fueron destinatarios de la buena noticia (Lc 2,10: verbo euaggelízomai), se convierten ahora en anunciadores de la misma, y comienzan “a contar lo que el ángel les había dicho de este niño” (2,17).
“Y cuantos escuchaban lo que decían los pastores, se quedaban admirados” (v. 18). La gente se admira (griego: thaumazein). Es la reacción normal de quien experimenta la acción de Dios, como Zacarías (Lc 1,21), María y José (Lc 2,23), los habitantes de Nazaret (4,22; cf. 9,43, 11,14.38; 20,26; 24,12.41). Se destaca, sin embargo, la actitud de María: “María, por su parte, conservaba todos estos recuerdos y los meditaba en su corazón” (v. 19). El verbo griego traducido como “conservar” es syntêreô, que quiere decir literalmente: “custodiar algo precioso”, “cuidar con esmero algo de valor”. El otro verbo traducido como “meditar” es el verbo griego symballô, que quiere decir literalmente: “poner dos cosas juntas”, “unir realidades que están separadas”, “confrontar”. Supone una actividad mental y una actitud del espíritu que crea síntesis, que logra encontrar una lógica en medio de cosas o situaciones aparentemente sin relación. El verbo griego está en tiempo imperfecto, lo que indica una acción repetida, continua.
            Lucas, por tanto, describe a María como alguien que vive a la escucha del Misterio y que, con profunda actitud contemplativa, lee continuamente los acontecimientos para descubrir su sentido más profundo. María es aquí verdadero intérprete, hermeneuta, de los hechos acaecidos. El evangelista hace notar con esto que la Virgen no había entendido todo desde el inicio y que solamente, poco a poco, con el transcurrir del tiempo y atenta a los hechos, va comprendiendo la lógica intrínseca de los acontecimientos y su sentido.
María recuerda todo lo que ha acaecido en su vida de parte de Dios y va descubriendo los caminos del Señor y su voluntad poniendo en relación unos hechos con otros. Esta actitud profundamente contemplativa se realiza en “el corazón”, sede del discernimiento, del ejercicio intelectual, y sobre todo de la fe abierta a los designios de Dios. El texto concluye con la glorificación y la alabanza de los pastores que han podido experimentar lo que Dios les ha anunciado (v. 20).
            La figura de María, intérprete de los hechos históricos y contemplativa delante de las acciones de Dios, es modelo para todo creyente, llamado a descubrir el misterio y la presencia del Dios de la vida en la cotidianidad y lo ordinario de cada día. María, la madre de Jesús, es maestra de vida interior, de oración y de escucha de la Palabra. Ella ha acogido la palabra de Dios en su vida, la ha dejado resonar dentro de sí, desde la primera palabra del ángel hasta las últimas palabras de Jesús en la cruz. María ha sabido encontrar momentos de silencio para adorar y meditar.


miércoles, 24 de diciembre de 2014

LA NAVIDAD LA GRAN FIESTA CRISTIANA





La Iglesia en su misión de ir por el mundo llevando la Buena Nueva ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios; a este tiempo lo conocemos como Navidad. Cerca de la antigua fiesta judía de las luces y buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó el momento para celebrar la Navidad.

En este tiempo los cristianos por medio del Adviento se preparan para recibir a Cristo,"luz del mundo" (Jn 8, 12) en sus almas, rectificando sus vidas y renovando el compromiso de seguirlo. Durante el Tiempo de Navidad al igual que en el Triduo Pascual de la semana Santa celebramos la redención del hombre gracias a la presencia y entrega de Dios; pero a diferencia del Triduo Pascual en el que recordamos la pasión y muerte del Salvador, en la Navidad recordamos que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros.

Así como el sol despeja las tinieblas durante el alba, la presencia de Cristo irrumpe en las tinieblas del pecado, el mundo, el demonio y de la carne para mostrarnos el camino a seguir. Con su luz nos muestra la verdad de nuestra existencia. Cristo mismo es la vida que renueva la naturaleza caída del hombre y de la naturaleza. La Navidad celebra esa presencia renovadora de Cristo que viene a salvar al mundo.
La Iglesia en su papel de madre y maestra por medio de una serie de fiestas busca concientizar al hombre de este hecho tan importante para la salvación de sus hijos. Por ello, es necesario que todos los feligreses vivamos con recto sentido la riqueza de la vivencia real y profunda de la Navidad.



LOS ORÍGENES DE LA NAVIDAD

Existe una profunda semejanza de las fiestas de finales de diciembre y comienzos de enero con las de marzo, sin duda porque ambos meses, enero y marzo, han sido considerados por diversas culturas como inicio del año. Enero era el mes dedicado a Jano. San Paciano, obispo de Barcelona en el siglo IV, ya hablaba de mascaradas paganas que tenían lugar por estas fechas, diciembre y enero. Muchos Santos Padres condenaron estas fiestas paganas. Las Saturnalias o fiestas en honor a Saturno se celebraban entre los días 17 y 23 de diciembre. Las muy posteriores fiestas de los obispillos, el Bisbetó de Monserrat,la fiesta del Rollo, el obispo de los locos o el abat de los locos de los días 6 y 28 de diciembre, según los casos, que subsistieron en los pueblos españoles como residuos de aquellas Saturnalias, se celebraban también en las iglesias.

Hay referencias históricas de que en la Edad Media había grandes libertades en los templos. Por tanto, es muy probable que los Papas eligieran el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús con el fin de que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno.
La Navidad venía así a ocupar el lugar que todavía llenaban esas fiestas saturnales y otras propias del invierno en Roma. Reinando Constantino el Grande, la iglesia propuso que el 25 de diciembre se celebrara el nacimiento del Salvador por su coincidencia con la celebración romana del Sol Invictus.
En todo caso, en el año 345 d.c. el día 25 era fiesta de Navidad en Occidente.En Oriente, sin embargo, la celebran el 6 de enero, pero la influencia de San Juan Crisóstomo, padre de la Iglesia de Oriente y patriarca de de Alejandría, y de San Gregorio Nacianzeno, el teólogo, amigo de San Basilio, consiguió que adoptaran el 25 de diciembre.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

TIEMPO DE ADVIENTO, TIEMPO MARIANO



ADVIENTO es tiempo de espera, tiempo en que aguardamos la manifestación de un gran acontecimiento: el nacimiento de Nuestro Salvador. Tiempo de espera gozosa y expectante ya que lo que esperamos es la llegada de nuestra Salvación. Es un tiempo importante y solemne, es tiempo favorable, día de salvación, de la paz y de la reconciliación, el tiempo del que estuvieron esperando y ansiando los patriarcas y profetas y que fue tiempo de tantos suspiros, el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre Eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado. Por eso escuchamos la exclamación del profeta Simeón al tener ante sus ojos al Salvador tan esperado: "Ahora Señor según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu salvación, la que has preparado ante todos los pueblos. Luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel" (Luc 2: 29)

Adviento es el tiempo, que vivió la profetisa Ana, también en el templo, en oración y ayunos. Por ello, hablaba del niño a los que esperaban la redención de Jerusalén. Adviento es el tiempo de espera y preparación para las manifestaciones de Dios. Siempre las manifestaciones del Señor requerirán de nuestra parte una especial preparación. Todo período anterior a una manifestación de Dios debe considerarse un adviento y vivirse como tal. Esperar sin preparar el corazón para el evento que se espera, es desaprovechar el tiempo de gracia que el Señor ha determinado para la humanidad.

Adviento: Poner la Mirada en el misterio de la Encarnación
En el Evangelio de San Lucas, cuando el Señor anuncia el año de gracia, dice que "todos los hombres fijaron su mirada en El":en medio de las grandes oscuridades del mundo, aparece su luz. "La palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, en ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no pudieron apagarla" (Sn. Jn. 1).

La historia de la salvación tiene en Cristo su punto culminante y su significado supremo. Él es el Alfa y el Omega, el principio y el fin. Todo fue creado por Él y para Él, y todo se mantiene en Él. Es el Señor de la historia y del tiempo. En Él, el Padre ha dicho la palabra definitiva sobre el hombre y la historia. (Tertio Millennio Adveniente # 5). El es el mismo, ayer, hoy y siempre.

La encarnación es la revelación de Dios hecho hombre en el seno de María Santísima por obra del Espíritu Santo. Viene al mundo a través de Ella, prepara con una gracia excelentísima, única y singular, a Aquella que sería su Madre, su portadora, el canal privilegiado y la asociada por excelencia en la obra de redención.
Dios intervino en la humanidad a través de la mediación materna de María. Siempre será así. Es a través de Ella que viene el Redentor al mundo. Es Ella quien lo trae y presenta al mundo.
Por eso, no podemos fijar la mirada en la Encarnación del Verbo, sin contemplar necesariamente a la Virgen Santísima.

Ella es instrumento singularísimo en la Encarnación. Por su fiat Dios se hace hombre en Ella. San Bernardo dijo: "nunca la historia del hombre dependió tanto, como entonces, del consentimiento de la criatura humana".

En este tiempo de Adviento, en que fijamos la mirada en la Encarnación del Verbo, para prepararnos mejor a su manifestación, debemos contemplar a María, Aquella elegida para estar unida a este gran misterio.
"La alegría de la Encarnación no sería completa si la mirada no se dirigiese a Aquélla que, obedeciendo totalmente al Padre, engendró para nosotros en la carne al Hijo de Dios. Llamada a ser la Madre de Dios, María vivió plenamente su maternidad desde el día de la concepción virginal, culminándola en el Calvario a los pies de la Cruz".

Ella nos conduce a contemplar el Misterio de la Encarnación, pues es partícipe como nadie.
Ella nos dirige como la Estrella que guía con seguridad sus pasos al encuentro del Señor. Ella la elegida para traer al Verbo, vive el Adviento, la espera del Salvador, nos enseña a abrir de par en par el Corazón al Redentor, como tanto nos ha pedido el Siervo de Dios Juan Pablo II. Como se espera con corazón abierto al Redentor. No podemos vivir plenamente el Adviento sin dirigir la mirada al primero y al personaje que lo vive. Ella es el corazón que ha sido preparado por Dios para esperar, para abrir el camino al Salvador.

El Adviento de María

El Señor quiso preparar el corazón de los justos del Antiguo Testamento con las condiciones necesarias para recibir al Mesías. Entre más estuvieran llenos de fe y confianza en las promesas recibidas, mas llenos de esperanza por verlas realizadas y mas ardieran de amor por el Redentor, mas listos estaban para recibir la abundancia de gracias que el Salvador traería al mundo. A medida que pasaba el tiempo, Dios iba preparando con mayor intensidad a su pueblo, derramando gracias, hablando, despertando mas el anhelo de ver al Salvador y levantando hombres y mujeres que prefiguraban a quienes estarían en relación directa con el Salvador en su venida.

no al Salvador del mundo. Eso es lo que requiere ser la Madre del Salvador.

sábado, 15 de noviembre de 2014

ABRIMOS LAS PUERTAS AL ADVIENTO



¡¡¡ ABRID LA PUERTA, VIENE EL SEÑOR!!!.

Ante tanto acontecimiento que se nos presenta en la sociedad, ante tanta realidad a veces desconcertante,  es buena la luz que nos destella la Fe.
Porque cuando el hombre vemos que ha perdido el rumbo del sentido de su vida,  Jesús, con su nacimiento, le trae la posibilidad de reencontrarse a sí mismo en la humildad y en la esperanza.
En cierta ocasión un joven presumía de gustarle  empaparse debajo de la lluvia. Pero lo cierto era que, cada vez que llovía, desplegaba un gigantesco paraguas para protegerse de ella. Un buen amigo se le acercó y le dijo: “oye..si quieres mojarte de verdad..¿por qué no cierras el paraguas?”.

El mensaje del Adviento,  nos exige replegar el paraguas de nuestra incredulidad y del relativismo: ¡qué más quieren las ideas dominantes que releguemos a un tercer plano a Dios!. Y la actitud más apropiada es, precisamente, dejarnos empapar totalmente por esa gran novedad que Jesús nos trae: DIOS. Por el ambiente (no exterior de la navidad) y sí de los sentimientos que genera el sentido auténtico de estos próximos días: JESUS.
Ante la próxima Navidad no podemos contentarnos con cumplir un simple expediente como cristianos o de escuchar más o menos la Palabra de Dios. Lo importante es que nos volvamos totalmente a EL.

  • Palabra de Dios.

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 35, 1-6a. 10
El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón:
-- Sed fuertes, no temáis.
Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará. Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor, vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.

Gesto: El Adviento está lleno de buenos anuncios: Llega Navidad, es tiempo de paz, el Señor viene a salvarnos, feliz Navidad… Los cristianos solemos dar pocos anuncios cuando nuestro mundo esta lleno de publicidad. Como gesto para el Adviento, nos comprometemos a comunicar la gran noticia del Dios que viene para quedarse con nosotros. Llenemos nuestra vida de buenos anuncios: en la calle, con la gente, con la familia, con los amigos, a través de la redes sociales. Necesitamos buenos anuncios.

Oración para el Adviento.

Dios está viniendo.
Él viene en su Palabra,
en su Espíritu que nos da la fe,
en los sacramentos de la Iglesia,
en las luchas y alegrías de la vida,
en cada uno de nuestros hermanos,
sobre todo en los más pobres y sufridos.
Hay que saber esperar a Dios.
Hay que saber buscar a Dios.
Hay que saber descubrir a Dios.

Abramos los ojos de la fe,
abramos los brazos de la esperanza,
abramos el corazón del amor.

Dios viene, de María Virgen,
La llena de gracia, la bendita entre todas las mujeres.
Dios viene.

lunes, 10 de noviembre de 2014

HOJA DOMINICAL DOMINGO 16 DE NOVIEMBRE



HOMILÍA DEL SR. ARZOBISPO DE GRANADA EN SU VISITA A LA PARROQUIA DE SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA




“Gracias Señor, porque nadie está excluido de tu misericordia”
                  Martes, 08 Julio 2014
Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía celebrada en la parroquia de Santo Tomás de Villanueva, en el marco de su visita pastoral el 4 de julio de 2014. La Eucaristía se celebró tras una intervención de nuestro Arzobispo sobre la comunidad cristiana.
Queridísima Iglesia del Señor,
muy queridos sacerdotes concelebrantes:
La verdad es que no hay que tener temor, después de lo que os he explicado de la Eucaristía, de que cualquier palabra (...) sobra y lo estropea. Sólo dos pensamientos que nos iluminan lo que estamos viviendo, lo que vivimos cada vez que acontece el don de Dios, que acontece esa irrupción de la vida divina en nuestra vida cotidiana, en nuestra vida real, llena de preocupaciones y de cosas.
La primera lectura -la del profeta Amós- es una de esas lecturas fuertes, donde pone delante de los ojos del pueblo las injusticias que hace que Dios no les escuche y las injusticias en las que viven. ¿De qué nos habla eso? A nosotros, hoy, cristianos, en un contexto distinto, nos habla también del modo como vivimos esta vida, como nos jugamos la relación con Dios: que la relación con Dios no es algo limitado a unos espacios, al ámbito del espacio de la Iglesia, o al ámbito del espacio del domingo, o de los actos de piedad que hacemos, sea en nuestra casa, sea en la Iglesia o en otro lugar, sino que el lugar donde se juega la presencia de Dios, la salvación, la novedad que Cristo nos da es en la vida real. Es allí donde, (...) en cosas muy sencillas, en el modo de mirarnos unos a otros, en el modo de acercarnos y de tratarnos unos a otros, en el modo en que todas las cosas de nuestra vida, cuando uno sube a un autobús y saluda al autobusero, puede mirarle a la cara o decirle buenos días con una sonrisa. Yo no he montado mucho en autobús, (...) pero recuerdo años enteros en los que todos los días cogía el metro y recuerdo que una vez uno de los del metro me dijo: "Es usted la única persona que me ha dado los buenos días por las mañanas, todo el mundo va tan corriendo (en Madrid), al metro"; dejabas allí la moneda y cogías el billete... O uno le nota ojeras a la vendedora del supermercado y le dices: "Hija mía, qué ojeras tienes, ¿estás cansada?, ¿cuántas horas llevas?". Mil detalles que hacen la vida humana más atractiva, más bella, que hacen nuestras relaciones humanas. Y yo sé que estamos en un mundo donde una persona puede tener un accidente en una ciudad (quizá no Granada, pero como Madrid) y estar 20 minutos pasando coches y no parar ninguno, porque uno tiene prisa, porque es un lío, porque entonces voy a tener que terminar yendo al juzgado, por mil razones, no entro.
Cómo en nuestra vida cotidiana podemos, Señor, Tú, que irrumpes en ella, con ese regalo tuyo, con ese don de tu amor sin límites; (...) seremos limitados, por eso tenemos que pedir perdón todas las noches y todos los días de nuestra vida, por eso acabamos de pedirle al Señor perdón, pero que, como tensión, como deseo, que en toda nuestra vida, en nuestras relaciones con el tendero, con el vecino, con el portero, con aquella persona que me mira mal, y a la que, sin embargo, puedo estarle sonriendo y saludando... Algún día el amor disolverá el hielo de ese mal, en esta vida o en la otra...
Y la otra frase que a mí me conmueve en las lecturas de hoy, cuando el Señor dice: "No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores". Pues gracias, Señor, por la parte que me toca. Es decir, gracias porque no hay nadie excluido de tu misericordia. Gracias porque eres nuestro médico. (...)
+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

martes, 21 de octubre de 2014

FESTIVIDAD DE SANTA MAGDALENA DE NAGASAKI EN LA PARROQUIA


 El pasado día 20 de octubre, la Orden de agustinos recoletos celebró la festividad de Santa Magdalena de Nagasaki patrona de la Fraternidad Seglar. Tuvo lugar en la parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Granada.

Durante tres días se preparó la fiesta con un solemne tríduo en honor a la Santa: Adoración eucarística, Vísperas y meditación. Cada día del tríduo fue preparado por las comunidades que integran la fraternidad en la parroquia.

El día 20, festividad de la Santa,  tuvo lugar la solemne concelebración de la Eucaristía presidida por el párroco y toda la comunidad del colegio-parroquia santo Tomás de Villanueva. Cantó la coral polifónica de la parroquia “Amigos cantores de Granada”.


Tras la celebración, la presidenta de la fraternidad granadina, Dª Amalia Vicente, invitó a todos los asistentes a compartir la fiesta con una cena en los salones parroquiales. Fueron momentos agradables donde trato de manifestarse la alegría de convivir los hermanos unidos.

La fraternidad seglar de Granada cuenta con más de ciento veinte miembros. Está formada por cuatro comunidades que se reúnen semanalmente. Trata de ser expresión del carisma agustino recoleto en los diversos  ambientes de la sociedad: familia, trabajo, vida pública… Todos los días participan de la Misa parroquial y trabajan en diversos sectores de la comunidad: catequesis, atención a enfermos, liturgia, Cáritas, ministros extraordinarios de la eucaristía. Hay que agradecer su labor encomiable en toda la vida de nuestra parroquia.
Que Santa Magdalena de Nagasaki bendiga a nuestra fraternidad con la santidad de vida y con nuevas vocaciones.  

viernes, 10 de octubre de 2014

ORAR EN TORNO A LA FIESTA DE LOS SANTOS







Cristo nos hace partícipes de su amor.


En este mes de noviembre, la Iglesia nos invita a mirar a nuestros seres queridos, que partieron de éste mundo al encuentro con el Padre. La liturgia contempla a Cristo resucitado, que ha vencido a la muerte y al pecado, y es nuestra salvación.

A mediados, casi al final del mes, celebramos a Cristo, constituido Señor del universo. Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz.


Meditemos la palabra de Dios que nos invita a contemplar a Cristo, Señor de nuestra historia en los momentos finales de su vida, antes de sufrir la pasión. Cristo nos enseña el reinado de la humildad, de la paz, del servicio, de la entrega, en definitiva, el reinado del amor. Aprendamos de Cristo a coronarnos cada día con esa corona de virtudes que adornó su vida. El camino de la santidad es Cristo, como dice san Agustín: “Cristo es tu camino”.


Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: "Eres tú el Rey de los judíos?" Respondió Jesús: "Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?"  Pilato respondió: "Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. Qué has hecho?" Respondió Jesús: "Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí."

Entonces Pilato le dijo: "Luego tú eres Rey?" Respondió Jesús: "Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz."


Oremos confiando en el amor y el poder de Cristo, que nos invita a la santidad:


Señor, Dios mío, ayúdame a ser santo.
Santo sin premio,
Santo para no ofenderte,
Santo para servir mejor a los demás.
Señor, en el día de hoy,
que recordamos y celebramos la memoria de todos los Santos,
ayúdame a acercarme más a Ti.
A ellos les ruego que pidan al Espíritu,
me conceda los dones necesarios para ser mejor.
No porque yo merezca algo,
Sino para que mi alabanza llegue a Ti, más plena.
Señor, Perdóname,
Por mis faltas y pecados,
Por todo lo que podía haber hecho y no hice,
Por todo lo que podía haber servido y no serví,
Por todo lo que he desaprovechado.
Dame tu Bendición para que el resto de mi vida,
Te sea Fiel y Caritativo,
Luz Tuya y Servidor de Todos,
según Tu me pidas en cada momento.
Gracias Señor por Tu Misericordia conmigo.
Amén



Gesto:

Se nos invita a orar con un pequeño símbolo. No se si les será fácil tener en las manos una pequeñas espinas de un rosal o de alguna zarza. Pueden confeccionar una pequeña “corona de espinas”, y hacer una sencilla oración.
Pensemos en aquellas cosas que más nos hacen sufrir en la vida, o más duras se nos hacen. Tratemos de imitar con ello a Cristo, que fue coronado de espinas como verdadero rey. Nosotros también podemos imitar su reinado, uniendo a su persona todo aquello que más nos cuesta en la vida.

lunes, 15 de septiembre de 2014

PROGRAMACIÓN DEL CURSO EN LA PARROQUIA. 2014-15


·      AREA DE EVANGELIZACIÓN.

Acciones concretas para suscitar la fe en el ámbito parroquial.

1)    Visita a los Centros educativos  de la zona parroquia: Instituto Padre  Manjón. Colegio Fuentenueva. Presentar la catequesis de Confirmación a los adolescentes.
2)    Presentar  las Vigilias del Domund, la  Inmaculada, y Pentecostés como propuestas de evangelización.

·      AREA DE CATEQUESIS Y REFLEXIÓN DE LA FE

1)    Martes: Catequesis Primero y segundo año. (17-18hs)
2)    Miércoles: Catequesis Primera Comunión (tercer año) (17-18 Hs)
3)    Jueves o Viernes. Confirmación para pre-adolescentes: (17-18 hs)
4)    Catecumenado familiar: Viernes: 21-22 hs. (Dos veces al mes)
5)    Club de Tiempo Libre SATOVI.  Sábados 17-18:30.
6)    Formación de catequistas: Un encuentro cada trimestre.
7)    Grupo de Monaguillos. Catequesis y celebración.
8)    Juventudes Agustinos Recoletas JAR. Viernes 18 Hs.
9)    Amigos de los viernes: 17-18 Hs.


·      AREA DE LITURGIA Y CELEBRACIÓN DE LA FE

1)Celebración de la Eucaristía dominical: 10;  11:30  13:00  19:30 y 20:30
2) Celebración de la Eucaristía ferial: 9:00 Y 20:00
3) Adoración Eucarística: Jueves 19:30 y Domingos 19:00
4) Liturgia de las Horas: Sábados Vísperas. Domingos Laudes y Vísperas cantadas.
5) Vísperas todos los días en Adviento y Cuaresma.
6) Sacramento de la Reconciliación: Diariamente: antes de Cada Eucaristía.
7) Celebraciones especiales en Adviento y Cuaresma.
8) Sacramento del Bautismo. Catequesis. Celebración. Sábados: 12:30 excepto en Cuaresma y mes de agosto.
9) Santo Rosario. Todos los días antes de la Eucaristía de la tarde.
10) Ministros de la Eucaristía. Retiro en Adviento y Cuaresma.
11)Grupo de oración parroquial. Viernes 18:30
12) Coros parroquiales: Coral  Polifónica: Amigos cantores de Granada.
13) Coral: Ntra. Sra. De la Consolación: Ensayo: Miércoles 20:30. Canta los domingos la Vísperas y la Eucaristía de las 19:30.
14) Coral “Misa de las familias”. Ensaya los miércoles a las 18:00 hs. Canta Domingos Eucaristía 11:30.
15) Grupo voluntariado de la oración agustiniana. Jueves : 20:30 Hs.
16) Equipo de Animación litúrgica: Una vez al mes.


· AREA DE CARIDAD.

1)    Cáritas Parroquial.  De Lunes a jueves: 11:30-13:30.
2)    Talleres de cocina: Martes: 10:00
3)    Talleres de costura y manualidades: Miércoles: 10:00
4)    De Magistro. Voluntariado al estudio: Lunes y Jueves de 17:00 a 19:00
5)    Pastoral de la salud: Grupos de visitadores de enfermos.
6)    Voluntariado de jóvenes. Acción social.  Viernes y sábados. 

AREA DE COMUNIÓN

1)    Fraternidad Seglar Agustinos Recoleta. Cuatro comunidades. Reuniones de lunes a jueves.
2)    Vida Ascendente: Miércoles 19:00
3)    Hogares Nuevos, grupos de Matrimonios. Tercer viernes: 20:00 Hs.
4)    Grupo de Diezmeros Lunes 18:00 hs.
5)    Grupo de Padre Telos. Viernes 21:00 Hs.
6)    Alcohólicos anónimos. Jueves. 19:00 Hs.
7)    Consejo Pastoral Parroquial. Una vez al trimestre
8)    Grupo Misionero Marajó.  Por la tarde.